martes, 14 de noviembre de 2017

COLÓN ESTA DE PIE CONTEMPLANDO EL NUEVO MUNDO

Su estatua fue víctima de un disparate de Hugo Chávez y de una errónea decisión de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Tras años de abandono, se completó el montaje del monumento a Cristóbal Colón en la Costanera Norte. A las cinco de la tarde del martes 7 de octubre de 2017 –fecha completa, fecha histórica–, una grúa capaz de levantar 300 toneladas elevó hacia el cielo, y frente a las aguas del Plata, los seis metros de la estatua del GRAN ALMIRANTE, de 40 toneladas, y los repuso sobre su pedestal de veinte metros.

No fue una operación fácil. Soplaba un fuerte viento llegado desde el río, y la mole oscilaba… aunque menos de lo que sin duda se agitaron sus carabelas –Santa María, Pinta y Niña– en "La mar océana", como se llamaba a esa inmensidad, los dos meses y nueve días de incertidumbre –3 de agosto al 12 de octubre de 1492– que pasaron hasta que el marinero sevillano Rodrigo de Triana (Rodrigo Pérez de Acevedo: su nombre real) gritó ¡Tierra!

Terminó así una larga historia –casi cuatro años y medio– de errores, prepotencia, agravios y tristeza. El primer y grosero error lo cometió el dictador venezolano Hugo Chávez en marzo de 2011 durante su visita a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Mirando hacia el río por una ventana de la Casa Rosada, y al descubrir la estatua de COLÓN, le dijo:

¿Qué hace ahí ese genocida? ¡Ahí tiene que estar un indio!

Claramente, su odio era más fuerte que sus conocimientos históricos: COLÓN jamás, en ninguno de sus viajes al Nuevo Mundo, mató a un nativo, y mucho menos fue responsable de las masacres que perpetraron HERNÁN CORTÉS y los demás conquistadores enviados por la Corona ibérica. Sin embargo, sin averiguar la verdad e inmediatamente, tomando ese exabrupto como una verdad histórica y una orden, la ex presidenta ordenó el desalojo del Gran Almirante y su reemplazo por una estatua de Juana Azurduy de Padilla, patriota y heroína del Alto Perú que se batió con bravura en las guerras de la Independencia.

Sin duda merecía un lugar. Pero no necesariamente ese. Porque la sustitución inmediata y "manu militari" sólo logró agraviar y entristecer a la inmensa comunidad italiana del país, que donó la estatua por impulso del próspero inmigrante Antonio Devoto, que depositó la primera y muy fuerte suma y abrió la puerta a una colecta millonaria: la que permitió que el famoso escultor florentino Arnaldo Zocchi construyera, con puro mármol de Carrara, ese monumento que no sólo honra a COLÓN; los grupos alegóricos al pie representan, siguiendo la obra "Medea", de Sófocles, la Ciencia, el Genio, el Océano, la Civilización, la Fe y el Porvenir.

Desguazarlo pieza a pieza, protegerlo durante años, llevarlo hasta el espigón Puerto Argentino de la Costanera, seguir cuidándolo allí, reconstruirlo y montarlo definitivamente… costó una fortuna. Por supuesto, a cargo del bolsillo de los contribuyentes. En cuanto a la estatua de Juana Azurduy, la nueva inquilina del PARQUE COLÓN, también fue víctima del desatino que la instaló allí… Debió ser desalojada por imperio de las obras del futuro PASEO DEL BAJO, llevada frente al ex Palacio de Correos –hoy CCK–, y la falta de patinado sobre el bronce deterioró la superficie, que deberá ser reparada antes de que el mal sea mayor.

Desde el martes 7 de octubre de 2017, COLÓN mira hacia el vasto Río de la Plata, al que Juan Díaz de Solís llamó "Mar Dulce" en 1515 –simulacro del océano–, y lo mantiene despierto la constante danza de aviones en el AEROPARQUE JORGE NEWBERY. Tal vez sea más feliz allí… y olvide el disparate que lo arrancó del parque en que reinaba desde el 15 de junio de 1921 como homenaje de los inmigrantes italianos al Centenario de la Revolución de Mayo: fecha en que fue enclavada la piedra fundamental.

Moraleja: Dejad que las estatuas descansen en paz…

Fuente:

jueves, 12 de octubre de 2017

ESCUCHA EN 40 MINUTOS LOS 4 EPISODIOS DE EL VIAJE QUE CAMBIÓ AL MUNDO

7 AÑOS DEL ESTRENO DEL EPISODIO I


Hoy hace exactamente 7 años que EL VIAJE QUE CAMBIO AL MUNDO, EPISODIO I, EL INICIO DE UNA TRAVESÍA, el radioteatro que tanto revuelo y muchos se rasgaron las vestiduras, inundaba el éter de la radio, gracias a este producto radial, descubrí (vaya paradoja) a un personaje del que me iba a enamorar (metafóricamente) DON CRISTÓBAL COLÓN, no se puede hablar de una persona sino se la conoce, y yo tuve que leerme alrededor de 35 historiadores diferentes, de Europa y Latinoamérica y lo curioso es que la mayoría de nuestro Continente de la Esperanza, defiende y agradece su llegada y algunos de Europa lo defenestra. Gracias Almirante, por mi parte por haber aprendido tanto de usted y sobre todo de enseñarme a creer en la Providencia. (En la foto, estamos en la Rueda de Prensa del EPISODIO I, con dos amigos que hoy están en la Casa del Padre, los dos del centro Juan Carlos Pisano (Cristóbal Colón y el Padre Hernan Etchepare (Alejandro VI).

miércoles, 1 de marzo de 2017

COLÓN LLEGÓ A SU DESTINO FINAL EN EL ÉTER DE LA RADIO

Luego de ocho (8) meses de post-producción, trescientas cuarenta horas (340) de edición, llegó a su fin el EPISODIO IV, LA ÚLTIMA TRAVESÍA. Con esto, ANUNCIAR Contenidos cierra la saga colombina y los cuatro viajes de exploración al Nuevo Mundo. Este último episodio demandó mucho tiempo, desde la confección del guión, allá por enero de 2013, hasta hoy, con el mayor desafío: la convocatoria para el elenco, a partir de un primer llamado a quinientos sesenta (560) comunicadores de veintiséis (26) países, hasta llegar al número final de convocados a integrar: el “staff” final de doscientos sesenta y ocho (268) profesionales de medios de comunicación y del arte escénico, de veinticuatro (24) países de las tres Américas y Europa, incluyendo los Países Bajos.

Ciento treinta y tres (133) capítulos, quince (15) horas de duración en total, demuestran que el Radioteatro Internacional EL VIAJE QUE CAMBIÓ AL MUNDO, EPISODIO IV, LA ÚLTIMA TRAVESÍA, sigue siendo único en su estilo y forma, ya que ha demostrado que no existe a la fecha una súper producción de este tipo en la actualidad. En ese sentido, es una obra inédita. Sostener una mega realización de este tipo, sin ningún apoyo, tanto económico como institucional de toda índole, demuestra que la voluntad y la profesionalidad han sentado una base muy importante, si la comparamos con tantas productoras que, con presupuestos elevadísimos, desarrollan contenidos “huecos”, sin ningún valor humano, ni virtudes cristianas, donde sólo prevalece el sexo “como el verdadero amor” y las historias tienen, en la mayoría, mensajes que desvirtúan las creencias y las realidades más elevadas de cada persona.

Por eso, ante lo expuesto anteriormente, EL VIAJE QUE CAMBIÓ AL MUNDO demuestra que el guionista, Don Alfredo Musante, ha intentado a cada momento manifestar, desde las diferentes situaciones que se desarrollan en este proyecto radiofónico, por ejemplo, la importancia de la “amistad desinteresada”, junto con el valor del “sacrificio y la lealtad”, que, en ocasiones, hace que, con esa entrega, se renuncie al amor de pareja y la felicidad que ello implica, y se encuentre la vocación de hacer el bien a los que se ama de verdad, donde no todo es “sexo y sensualidad extrema”, como lo promocionan hasta el hartazgo las producciones actuales de todo género, a fin de demostrar que el amor, bien entendido, es otra cosa…

Todo esto, y más, hacen de este proyecto una producción dedicada a toda la familia y a todos aquellos amantes de buenos contenidos, los cuales entienden, que “lo mucho, mediocre, empalaga y distrae y lo poco, bueno y preciso hace a la historia que se cuenta”…

Don Alfredo ha dicho, centenares de veces cuando se le pregunta, por qué Colón, y si volvería a escribir y contar esa historia, él siempre responde:

“Cristóbal Colón no fue un viajero afortunado, que por casualidad se hizo explorador. Fue explorador, porque era un creador, un verdadero inventor de una nueva idea, de una nueva perspectiva, lo cual, guste o no a muchos, implica que el Almirante fue un verdadero genio, y es por eso que volvería una y mil veces a escribir, a narrar y a contar su historia…”

Esta obra llegó a su fin. Por el momento, Don Alfredo se tomará un merecido descanso, volverá a ser esposo y padre, pero ya está trabajando en un nuevo proyecto radiofónico con un personaje que dará mucho que hablar…

GRACIAS a todos los que desde un primer momento, allá por julio de 2010 hasta febrero de 2016, creyeron en este proyecto, que lo apoyaron sin dudarlo, que pusieron todo para que el mismo sea una realidad.

Es cierto que, en el transcurso de este proyecto multimedial, hubo numerosos escollos derivados de la falta de motivación o de cierta indiferencia por parte de numerosas personas que, sin querer juzgar a nadie, dilataron y entorpecieron el desarrollo de esta obra, sin darse cuenta del sentido de la misma.

Suponemos que ese objetivo, tal vez, no se advirtió por cierto desconocimiento sobre el tema como, por ejemplo, por parte de algunas personas integrantes de entidades relativamente “grandes”, como cadenas de radio, tanto privadas como de instituciones dependientes o no de la Iglesia Católica.

También, en plena post-producción de esta obra, se pudo observar una gran complicación, con los consiguientes retrasos y cambios, generada por la renuncia de participantes en plena elaboración de la misma y con el consecuente perjuicio para otros, que sí querían seguir participando.

Eran tantas las complicaciones de todo tipo que, desde el comienzo de este "mega proyecto radial" en el año 2010, muchos hicieron hasta lo imposible para que Don Alfredo no siguiera… Pero no se dieron cuenta que nuestro presidente y director no era tan fácil de “manipular”. Por eso, hoy le agradecemos que no lo haya hecho, que no se desanimara, que no bajara los brazos; porque si lo hubiera hecho, hoy no estarían involucradas en este proyecto las cuatrocientos treinta y siete (437) personas participantes de EL VIAJE QUE CAMBIÓ AL MUNDO, durante estos seis (6) años haciendo historia, como el Gran Almirante Sabemos que las obras que valen la pena se realizan “escribiendo derecho sobre líneas torcidas” y ésta, pese a todo, se pudo llevar a cabo.

Para Don Alfredo, lo importante era la participación, la común-unión de las personas de los medios, en todos los ámbitos, sin importar de dónde eran y qué profesión o estilo tenían, por lo cual SIN USTEDES este proyecto no hubiera tenido razón de ser desde su inicio.

En síntesis, si bien la elaboración de una obra de estas características, que felizmente llegó al final, no fue nada fácil para llevarla a cabo, el equipo de ANUNCIAR Contenidos, les dice a TODOS, GRACIAS, aun a aquellos que no hayan entendido en profundidad el objetivo de esta obra.

Gracias también a ese “pequeño y gran” equipo cercano y personal de Don Alfredo, en el que nos sentimos involucrados.

Fue un proyecto generador de vínculos unificadores, que surgió de una idea que, aprovechando las nuevas tecnologías de la comunicación social, tuvo como objetivo un trabajo en equipo, dejando de lado nuestras pequeñas diferencias, a fin de comenzar a generar nuevas producciones “multimediales”, con un valor agregado.

Buenos Aires, Febrero de 2016
ANUNCIAR Contenidos

domingo, 19 de febrero de 2017

UNA ESTATUA DE CRISTÓBAL COLÓN ES ERIGIDA EN PUERTO RICO


(CNN Español) - En Puerto Rico, una gigantesca estatua que evoca la figura del navegante Cristóbal Colón y que por casi dos décadas estuvo abandonada y sin armar recientemente fue levantada. Lo más que ha sorprendido a los habitantes es que el monumento de 126 metros de altura supera a otros erigidos en Latinoamérica y que gozan de fama mundial.

Se trata de la estatua llamada ‘Nacimiento de un Nuevo Mundo’ y que forma parte de un proyecto turístico que se desarrolla en el municipio de Arecibo, al norte de Puerto Rico.

Llegó al país en 1998, tras ser comprada por un político, pero la falta de fondos y permisos para armarla le obligó a abandonar la idea de construirla.

Desde entonces, sus piezas estuvieron almacenadas en diferentes lugares del país hasta que en 2010 fue adquirida por el empresario José González Freyre.

“Ya la tenemos casi finalizada. Ya la parte exterior está terminada, estamos trabajando ahora en los interiores y luego vamos a comenzar a trabajar en el parque”.

La obra fue hecha por el escultor ruso Zurab Tsereteli, tiene un peso de 6.500 toneladas y según González Freyre requirió de aproximadamente 500 trabajadores para ponerla en pie. “El artista es un ser formidable, un hombre de un corazón muy grande, él es embajador de la buena voluntad de la ONU y pasa llevando su arte por todo el mundo”.


Sari Méndez, gerente de proyecto, señala que  “realmente esto es una oportunidad única que ha habido. Es un monumento inmenso y obviamente que va a traer muchísimo movimiento económico y turístico aquí a lo que es la región”.

Al lado de la estatua hay un taller de orfebrería que fabrica figuras en miniatura.

La construcción del monumento es apoyada por algunos comerciantes de la zona, ya que representa un impulso económico para sus negocios.

as labores para erigir la obra tomaron alrededor de tres años. Una extensión de 43 hectáreas conforman el área total del complejo ecoturístico.

Una inversión de 20 millones de dólares le dio vida al proyecto de la estatua. La misma consta de 2.500 piezas de acero, bronce y cobre. Su altura es superior a la Estatua de la Libertad de la ciudad de Nueva York y la del Cristo Corcorvado de Brasil.