lunes, 7 de septiembre de 2015

Un radioteatro del Siglo XXI

El radioteatro “El viaje que cambió al mundo” tiene como singular característica la de ser producido a través de la participación “virtual”, no presencial, de comunicadores de habla hispana, especializados en diversos rubros y estilos, provenientes de más de 23 países de las tres Américas y Europa, incluyendo los Países Bajos, lo cual implica un proyecto generador de vínculos unificadores, que surge del aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la comunicación social.

Vemos que, con relación al “El viaje que cambió al mundo”, el género del mismo no implica la típica producción de un radioteatro común y corriente, donde se reúnen los miembros del elenco, tres cuatro o cinco personas dentro de un estudio y lo graban en vivo, acompañado de la artística. Wikipedia lo explica así: “El radioteatro (a veces también, referido como radio comedia o comedia radiofónica, o teatro radiofónico) es un audiodrama que se transmite en la radio. Al carecer de componentes visuales, los radioteatros dependen del diálogo, la música y los efectos de sonido para ayudar al oyente a imaginar la historia”.

Teniendo en cuenta que “El viaje que cambió al mundo”, es un proyecto radiofónico movilizador de voces, en todos los lugares hispano-parlantes, ya sea de Europa o las Américas, en algún momento, como director, me hice esta pregunta: ¿Cómo hago para que las 226 voces graben sus personajes juntas en un estudio, dispersas en 23 países?... Suena imposible ¿no?... sí… es imposible…

Pero “nuestro” radioteatro es totalmente diferente en su realización respecto a lo que es un radioteatro tradicional, ya que cada una de las 226 personas registran con su voz, por separado, a su personaje asignado, cada uno desde su país, su ciudad, su pueblo.
Ustedes saben que, como director, me encantaría estar allí, dando las indicaciones, compartiendo sus experiencias, aprendiendo juntos, pero no puedo acercarme, es obvio ¿no?... 

Nos separan kilómetros, por eso se pensó el INSTRUCTIVO-EP4, el cual se lo ha implementado muy bien hasta ahora. Esa guía, confeccionada por diferentes profesionales en cada área, ya sea, comunicación, técnica y dramatización, sirve para dar herramientas y consejos al actor y/o comunicador que debe dar vida a su personaje. La misma da orientación para aquél que desconoce, o no conoce en profundidad, algunos puntos importantes para tener en cuenta al grabar, por ejemplo, con qué calidad de audio es conveniente guardar el archivo en mp3, etc., en una palabra: lo técnico.

Para este caso convoqué a un ingeniero de sonido y a un ingeniero especializado en radiodifusión. Ellos fueron los que trabajaron, en conjunto conmigo, que soy el director, en la redacción de los instructivos correspondientes, considerando que debían ser claros y sencillos. En el área de la dramatización, también, dos actores fueron los encargados de trabajar en la confección de esa guía, que, de modo claro y sencillo, da algunas pautas de cómo interpretar y poner la impronta personal en el personaje asignado.

Por último, el tema del “backstage”, el detrás del micrófono: mostrar cómo cada uno de nosotros realizamos nuestro personaje, cómo lo interpretamos, cómo “dejamos todo”, para que este trabajo radiofónico sea “de excelencia”. Por ello, es que persistimos en el cuidado de la resolución y tamaño de las fotografías; de cuidar hasta en los más mínimos detalles todo lo que atañe a lo audiovisual.

A medida que avancemos en este proyecto y sobre todo, cuando preparemos nuestro “video-testimonio”, contando al mundo quiénes somos, qué hacemos y por qué lo hacemos, es decir, qué es lo que nos motiva para formar parte de un proyecto de esta índole, nos vamos a dar cuenta que el “El viaje que cambió al mundo” es único en su género.

En síntesis: vemos así que “El viaje que cambió al mundo” nos está exigiendo de nosotros que hagamos lo mejor que sabemos hacer, es decir… SACAR LO MEJOR QUE TENEMOS ADENTRO DE NOSOTROS MISMOS, en cada personaje, por aparentemente pequeño que sea.

Ya hemos marcado un hito en la historia de la radiofonía hispano parlante, no existe un registro a la fecha de que se realice un radioteatro como el "nuestro". Al igual que lo hizo Don Cristóbal Colón, llegando al NUEVO MUNDO. Hoy nosotros estamos en ese “NUEVO MUNDO” de lo “multimedial”, de lo “virtual”…, es mi deseo que me acompañen, que no tengan miedo, que “cortemos amarras” y que nos animemos a acompañar al Almirante en su último viaje.

Gracias

Alfredo Musante
Dirección General
Investigación Histórica, Guión

2 comentarios:

  1. Donde escuchamos los tres episodios anteriores? Muy interesante. Necesario. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Donde escuchamos los tres episodios anteriores? Muy interesante. Necesario. Gracias

    ResponderEliminar