miércoles, 22 de agosto de 2012

Newsletter Episodio - III 22.08.2012




El radioteatro que produce ANUNCIAR Grupo Multimedio de Comunicación, Asociación Civil, tiene muchas curiosidades que iremos contando a modo de anticipo, antes de su estreno, el próximo 12 de Octubre del 2012.

El objetivo:

Este proyecto, más allá de tratar sobre un acontecimiento que cambió la forma de ver el mundo, es la “excusa” para convocar a comunicadores sociales que –aportando sus talentos– desean dignificar el éter de la radio con contenidos saludables, educativos y formativos, aunando esfuerzos y, a su vez, pensando en trabajar en futuros proyectos involucrando a otros, en esta hermosa tarea de comunicar valores a través de los medios de comunicación social.

Los personajes:

Como se viene haciendo desde el primer episodio del radioteatro, el guionista intenta dar –utilizando la figura de la Virgen María– diferentes mensajes donde, según la ocasión, llama a la reflexión sobre las actitudes y situaciones que se van planteando dentro de la obra. En este EPISODIO III, se intentó dar más dramatismo a lo que María “dialoga” con Colón.

Para eso se utilizaron, en esta oportunidad, dos mensajes de “La Reina de la Paz”: uno de ellos tiene fecha del 2 de julio de 2012 y el otro, del 25 de mayo del mismo año.

Por medio del mensaje mariano, el guionista desea transmitir que todo encuentra su camino y su buen rumbo, cuando nos enfocamos en Dios, más allá de las faltas y dificultades que, a semejanza de Colón, diariamente sufre el hombre de hoy.

María tiene voz de la mano de Mariela Vernás, locutora que forma parte del “staff” del programa radial EL ALFA Y LA OMEGA, producido también por ANUNCIAR.

Datos históricos:

En este EPISODO III se le ha dado cierta importancia a la presencia de los nativos que habitaban este “Nuevo Mundo”, para lo cual, en el capítulo llamado “Las rebeliones del Cacique”, el guionista debió interiorizarse sobre la religión y el culto que tenían los “taínos” que vivían en el cacicazgo “Maguá”, en la isla denominada “La Española”.

Bajo el nombre de CEMÍ, concepto taíno al que se le atribuía tanto a una deidad como a un espíritu ancestral, se denominaban a ciertos objetos esculturales que alojaban a dichos espíritus.

Los materiales con los que se confeccionaban los CEMÍES eran variados, algunos eran de madera o cerámica y otros, incluso, eran elaborados con fibras textiles. Ciertos CEMÍES contenían restos humanos o algunos objetos que estaban asociados con el espíritu que representaban.

El culto a los CEMÍES también está documentado entre algunas tribus del Caribe y en ciertas zonas de América del Sur.

Uno de los primeros europeos en registrar el modo de vida de los taínos de las Antillas fue Fray Román Pané, quien acompañó a Colón en su segundo viaje a las “Indias Occidentales”. De hecho, él es quien introdujo el uso del término “autóctono” para denominar un fenómeno que los europeos no conocían.

De acuerdo con Pané, la religión taína estaba centrada en el culto a dos principales divinidades: “Yúcahu” era el dios de la yuca y de los mantenimientos, y “Atabey” era la diosa de la lluvia, los ríos y el mar. También, otros dioses menores gobernaban otras fuerzas naturales. Todos ellos eran concebidos como CEMÍES. Por ejemplo, “Boinayel”, el dador de la lluvia, era un CEMÍ que tenía el poder de hacer llover.

La representación de los CEMÍES adoptó diversas formas, pero una de las más características es la de los “trigonolitos” que, como su nombre lo indica, son piezas de piedra labrada con forma aproximadamente triangular.

Existen varios tipos de trigonolitos. Los más representativos tienen rostros humanos o animales labrados en una de sus caras y se ha propuesto que algunos de ellos representan a la divinidad creadora o a alguna otra fuerza natural. Los trigonolitos se encuentran especialmente en el oriente de la República Dominicana y en Puerto Rico, aunque hay objetos similares de cerámica procedentes de las Antillas Menores, Venezuela y Colombia, que se han fechado alrededor del año 200 a. C.

Cantautores:

A fin de dar a conocer el descontento de un pequeño grupo que apoyaba al Almirante y para mostrar su desagrado hacia el trato dado a éste, participan unos “trovadores” que denuncian y dan un mensaje de esperanza, tolerancia y paz que calman los intensos momentos que se viven en “La Española”.

En el informe anterior habíamos recordado a Carlos Seoane, uno de los varios cantautores católicos que integran el “staff” de la Posada “Ritmo Candela”, cuyo tabernero Tomás del Vaso es el organizador de un certamen denominado “Cantando en La Española”, donde participan dichos “trovadores”.

(Le aclaramos que...lleva ese nombre parodiando el programa que en la Argentina produce “Ideas del Sur”, a cargo del mega empresario de la televisión, Marcelo Tinelli, llamado “Soñando por cantar”).

Hoy, vamos a presentar a Martín Valverde, quien, en esta oportunidad, hace de “Martín de Valverde”...

Vamos a mostrar cómo lo presenta “Juan de Bustamante”, un nativo bautizado, quien es el que anima el certamen en la posada:

“...vamos a recibir al primer trovador... un hombre que ha recorrido mil caminos y sabe qué decir en el momento justo… Querido por todos... hombre de palabra fácil y de profunda sabiduría..., un fuerte aplauso a nuestro amigo... el trovador “Martín de Valverde… que interpreta la canción, “Cuando débil soy... Fuerte soy”…:

Hasta aquí, novedades y curiosidades del radioteatro EL VIAJE QUE CAMBIÓ AL MUNDO, EPISODIO III, LAS CADENAS DEL ALMIRANTE.

Para más información, puede visitar el sitio oficial:

O también, ingresar a:

No hay comentarios:

Publicar un comentario